iehpa (ISSN-2451-7054)

Inicio » Efemérides

Category Archives: Efemérides

Celebrando el Bicentenario de la Declaración de la Independencia

| Celebrando los 200 años de la Declaración de la Independencia dejamos a continuación los facsímiles de gran valor histórico aportados por el Museo Casa Histórica de la Independencia:

  1. Acta de la Jura de la Independencia el 9 de julio de 1816. Copia manuscrita de la original donada por Horacio Descole en el año 1973. La misma data de la época del Congreso de Tucumán. Este documento manuscrito original ha sido donado por Horacio Descole en 1973 y data de la época del Congreso de Tucumán. En la misma observamos el texto completo del Acta y la declaración con firma autógrafa de Serapion José Arteaga.
  2. Acta de la Declaración de la Independencia de las Provincias Unidas en Sudamérica en castellano-quechua. Se trata de una impresión original del Acta en quichua-castellano titulada “versión parafrástica” dado que el documento contiene el texto en ambos idiomas separados por una columna puesto que el objetivo era difundir el Acta entre los hablantes de esa lengua. Contiene notas sobre ortografía y pronunciación del quichua. Fue publicado por la imprenta de M. J. Gandarillas (Buenos Aires, 1816) y la misma ha sido cedida en préstamo por el Museo Mitre, Biblioteca Americana, Sección Lenguas Americanas.
  3. Acta de la Declaración de la Independencia de las Provincias Unidad en Sudamérica en castellano-aymara. Versión parafrástica en idioma aymara, publicado por la imprenta de M. J. Gandarillas (Buenos Aires, 1816) y que ha sido cedido en comodato por el Complejo Museográfico Provincial “Enrique Udaondo de Lujan, Provincia de Buenos Aires.
  4. Manifiesto del Soberano Congreso a los Pueblos el 2 de octubre de 1816. Sostiene Gabriel Entín: “… El Manifiesto del Congreso a los Pueblos, redactado para justificar el traslado del Congreso de Tucumán a Buenos Aires (efectivo a partir de abril de 1817) y evitar así el riesgo de una invasión desde el norte, se dirigía a los Pueblos constantes y heroicos del Perú´’. Y en el Manifiesto del Congreso a las Naciones se explicaba que con la independencia se terminaba la dominación de tres siglos en América iniciada cuando los españoles y su ‘sistema exterminador’ asesinaron ‘a los Monarcas del Perú'”[1]
  5. Designación del Director Supremo de las Provincias Unidas de SudAmérica, General Juan Martín de Pueyrredón, al General José de San Martín como Brigadier de los Exercitos(*) de la Patria. Firma autógrafa: Juan Martín de Pueyrredón.

 

Fuentes: [1] Entin, Gabriel et al., Crear la independencia. Historia de un problema argentino, Buenos Aires, Capital Intelectual, 2016, p. 19. (*) Téngase en cuenta el uso del español antiguo, donde la “x” reemplazaba a la “j” y las acentuaciones de las palabras eran distintas.

Anuncios

19 de Julio de 1816: Modificación del Acta de Declaración de la Independencia

Un 19 de julio de 1816 se modifica el Acta de Declaración de la Independencia. Pero, ¿por qué ocurrió esto? ¿Qué motivos llevaron a los congresales a realizar tamaña acción? Cuenta nuestra historia que luego de la Declaración de la Independencia de los reyes de España, el 9 de julio, había comenzado a circular un rumor de que los congresales, influenciados por Pueyrredón y Belgrano, estarían dispuestos a crear una monarquía para luego ceder la corona a la Casa Real Portuguesa.  No se han podido confirmar tales rumores pero lo cierto es que los congresales advirtieron que en el Acta debían haber sido mucho más contundentes, de manera de evitar cualquier tipo de dominación extranjera y de esa forma evitar el poner en riesgo la precaria unidad lograda con la Declaración de la Independencia.

Por ese motivo, el 19 de julio, reunidos en sesión secreta, decidieron modificar el Acta aprobada el 9, agregando al texto original (“una nación libre e independiente de los reyes de España y su metrópoli”) la frase: “y de toda otra dominación extranjera”. Era evidente que ninguno de los congresales quería que nuestro país estuviese bajo el dominio ni de la corona española ni de cualquier otro país extranjero. El deseo de libertad e independencia era firme en cada uno de ellos y en el propio pueblo que deseaba romper las cadenas de toda posible dominación. Así, esas ansias de libertad e independencia no eran un capricho, habían surgido de manera legítima del propio pueblo, el cual, con ferviente patriotismo, venía ya luchando en las guerras por la independencia.

Dejamos a continuación el Facsímil de las Actas Secretas del 19 de Julio de 1816. Junta de Historia y Numismática Americana, impresión 1926:

Acta Secreta 19-7-1816-nro. 1

Acta Secreta 19-7-1816-nro. 2

9 DE JULIO: Bicentenario de la Independencia Argentina

ODA ESCRITA EN 1966

(JORGE LUIS BORGES)

Museo Casa Histórica de la Independencia, Tucumán. Fotografía de Flaviusbsas.

Museo Casa Histórica de la Independencia, Tucumán. Fotografía de Flaviusbsas.

Nadie es la patria. Ni siquiera el jinete
que, alto en el alba de una plaza desierta,
rige un corcel de bronce por el tiempo,
ni los otros que miran desde el mármol,
ni los que prodigaron su bélica ceniza
por los campos de América
o dejaron un verso o una hazaña
o la memoria de una vida cabal
en el justo ejercicio de los días.
Nadie es la patria. Ni siquiera los símbolos.

Nadie es la patria. Ni siquiera el tiempo
cargado de batallas, de espadas y de éxodos
y de la lenta población de regiones
que lindan con la aurora y el ocaso,
y de rostros que van envejeciendo
en los espejos que se empañan
y de sufridas agonías anónimas
que duran hasta el alba
y de la telaraña de la lluvia
sobre negros jardines.

La patria, amigos, es un acto perpetuo
como el perpetuo mundo. (Si el Eterno
Espectador dejara de soñarnos
un solo instante, nos fulminaría,
blanco y brusco relámpago, su olvido.)
Nadie es la patria, pero todos debemos
ser dignos del antiguo juramento
que prestaron aquellos caballeros
de ser lo que ignoraban, argentinos,
de ser lo que serían por el hecho
de haber jurado en esa vieja casa.
Somos el porvenir de esos varones,
la justificación de aquellos muertos;
nuestro deber es la gloriosa carga
que a nuestra sombra legan esas sombras
que debemos salvar.

Nadie es la patria, pero todos lo somos.
Arda en mi pecho y en el vuestro, incesante,
ese límpido fuego misterioso.


Estimados tod@s:

Un 9 de julio de 1816, diputados reunidos en el Congreso de Tucumán declararon solemnemente: “… que es voluntad unánime e indubitable de estas Provincias romper los violentos vínculos que las ligaban a los Reyes de España, recuperar los derechos de que fueron despojadas, e investirse del alto carácter de una nación libre e independiente del rey Fernando VII, sus sucesores y metrópoli. …”

Hoy, doscientos años después, celebramos aquél glorioso día en el cual decidimos comenzar a caminar por nosotros mismos, sin ataduras ni dependencias, forjando nuestra propia idea de Nación. Por eso, es el deseo del IEHPA que en la celebración del Bicentenario de nuestra Independencia sigamos construyendo esa Patria con la que soñaron nuestros próceres, nuestros antepasados, nuestros abuelos, nuestros padres y hasta nosotros mismos: una patria justa, libre, inclusiva y soberana.

¡Feliz Bicentenario! ¡Viva La Patria!

Semana del 9 de Julio… el Acta de la Independencia: curiosidad

En general no se sabe que el acta de la Independencia, firmada por todos los congresales que asistieron al Congreso de Tucumás el 9 de julio de 1816, fue redactada en español y traducida al quechua para que las poblaciones indígenas tomaran conocimiento de la misma.

Acta de la Declaración de la Independencia en quechua

Semana del 9 de Julio… historiadores y pintores

(...) como reconoce el mismo Mitre -no siempre condescendiente con el Congreso-, los diputados eran los hombres más representativos de sus respectivas provincias, valiendo este juicio tanto en relación con su capacidad intelectual como con su prudencia política (...) Es justo decir que el Congreso de Tucumán ha sido la asamblea más nacional, más argentina y más representativa que haya existido jamás en nuestra historia (...) Los cimientos del nuevo Estado crujían y se hacía evidente a los congresales la necesidad de consolidarlos declarando la independencia antes de que todo desapareciera entre la anarquía interna y la represión española (...) Tres grupos bien definidos supieron convivir: los diputados centralistas (parte de los de Buenos Aires, los de Cuyo y algunos de las provincias interiores); los localistas (encabezados por los cordobeses y seguidos por otros provincianos y algunos porteños), y los diputados altoperuanos, con pretensiones muy definidas y que procuraban un régimen que aunque centralizado estuviera libre de la influencia de Buenos Aires (...).  [1]
El-Congreso-de-Tucumán-1816-Francisco-Fortuny

El Congreso de Tucumán, obra del pintor Francisco Fortuny (1909) [2]

Alegorías de la Revolución de Mayo y de la Declaración de la Independencia. Obra del pintor Luis de Servi (1909) Óleo sobre tela del Salón Blanco de la Casa Rosada. [3]

Alegorías de la Revolución de Mayo (1810) y de la Declaración de la Independencia (1816). Obra del pintor Luis de Servi (1909/10) Óleo sobre tela del Salón Blanco de la Casa Rosada. [3]

Fuente: [1] Floria, Carlos Alberto, César A. García Belsunce, Historia de los argentinos, Buenos Aires, Larousse, 1993, Tomo I,  pp. 386-387.

[2] ¿Qué sabemos del pintor Francisco Fortuny? Nace en Tarragona, España, un 1 de enero de 1865 y cursa sus estudios de Bellas Artes en la Real Academia de San Fernando. En 1887 viaja a la Argentina y se radica en Buenos Aires donde comienza a trabajar en la prestigiosa revista Caras y Caretas aunque también colaboró en PBT, Papel y Tinta y en la editorial Plus Ultra . A partir de 1906 fue el ilustrador de los Manuales de Historia de la editorial Estrada. Murió en Buenos Aires un 23 de julio de 1942.

[3] ¿Qué sabemos del pintor Luis de Servi? Nació en Lucca, Italia, en 1863 y se presupone que murió en su ciudad natal en 1945.  Poco se sabe de su vida en general, sólo que vivió en Argentina desde 1885 hasta 1911 dejando una obra prolífica y versátil que va desde retratos a personalidades destacadas hasta su especial atracción por los rostros autóctonos.

Semana del 9 de Julio: Una Casa con historia

UNA CASA CON HISTORIA

Imagen de la Casa original de 1869. Fotografía de Ángel Paganelli

Imagen de la Casa original de 1869. Fotografía de Ángel Paganelli

La Casa de Tucumán -esa cuyas paredes albergaron a los diputados que en el Congreso General Constituyente declararon, el 9 de julio de 1816, nuestra independencia- fue construida en 1760 (siglo XVIII) y era propiedad de la Sra. Francisca Bazán. Se trataba de una típica casa colonial formada por tres pabellones que iban paralelos a la calle entre los cuales había dos patios cerrados lateralmente por habitaciones. La construcción de los muros era de tierra apisonada (tapial) y adobes y solamente el portal estaba construido en ladrillo. El techo era de tejas sobre un entramado de caña hueca y tierra, lo que conllevaba un continuo mantenimiento de la misma.

La casa de la Sra. Bazán albergó a los congresales porque la ciudad no contaba con edificios públicos adecuados. Según se sabe, no era tampoco la primera vez que la propiedad de esta señora era utilizada para fines similares. Por ejemplo, en 1815, la casa fue alquilada por el Estado para que allí funcionara la Aduana, las Cajas Generales y el Almacén de Guerra… En líneas generales puede decirse que el deterioro de la casa fue continuo dado el clima lluvioso de Tucumán sumado a la calidad de unos materiales que necesitan de mantenimiento…

En 1869 es sancionada la ley que autoriza al Poder Ejecutivo Nacional a adquirir la casa y hacerse cargo de su conservación. A partir de su escrituración (1874) se proyecta que comience a funcionar allí el Edificio de Correos y Telégrafos Nacionales y el Juzgado Federal. Como en la época sólo se le daba valor al Salón de la Jura o Salón Histórico, el ingeniero sueco Federico Stavelius (de la Oficina de Ingenieros Nacionales) proyecta un nuevo frente de estilo neorrenacentista, demuele el pabellón del frente y sólo conserva el Salón Histórico. Desde esa época se establece la costumbre de celebrar todos los años los aniversarios de la Declaración de la Independencia en el Salón de la Jura.


1904: Casa Histórica con Templete (1)

1904: Casa Histórica con Templete (1)

En 1904 la Casa de Tucumán es demolida, conservándose nuevamente el Salón de la Jura, que estaba protegido por un Templete (pabellón de estilo francés). Es importante destacar que el atrio de acceso estaba flanqueado por dos murales de bronce de la escultora tucumana Lola Mora, que evocaban las gestas del 25 de Mayo de 1810 y del 9 de Julio de 1816.

Ciento veinticinco años después de la Declaración de la Independencia, para 1941, la Casa es declarada Monumento Nacional y se forma una comisión que comienza a evaluar la posibilidad de su reconstrucción. En la referida Comisión encontramos, por ejemplo, al historiador Dr. Ricardo Levene y al arquitecto Mario J. Buschiazzo.

1904: Casa Histórica con Templete (2)

1904: Casa Histórica con Templete (2)

 

Las obras, a cargo de este último, se inician en 1942 y el 24 de septiembre de 1943, en el aniversario de la Batalla de Tucumán, el presidente de facto Ramírez inaugura la reconstrucción.


El 9 de Julio de 1947 el Presidente Juan Domingo Perón declaró en la Casa de Tucumán la Independencia Económica con motivo de haber cancelado Argentina su deuda externa (se terminaba así, después de 122 años, es decir, más de un siglo, con el último pago del empréstito Baring Brothers que había suscrito Rivadavia al comienzo de nuestro recorrido independiente en 1825)


En 1976 el Gobierno de Tucumán expropia todos los terrenos linderos con la Casa de la Independencia, a fin de engrandecerla.

A partir del año 1992, todos los 9 de julio la ciudad de Tucumán es capital de la República Argentina y sede del Poder Ejecutivo Nacional realizándose en la histórica Casa de Tucumán el Acto Central de Conmemoración de la Declaración de la Independencia Nacional, con la presencia del Presidente de la Nación, el Gobernador de la Provincia de Tucumán y los respectivos gabinetes y comitivas e invitados especiales.


Fuente: Para la realización de este breve relato sobre la historia de la Casa de Tucumán se han tenido en consideración los datos, fotografías e información brindada por el Museo Casa Histórica de la Independencia.

 

Semana del 9 de Julio: El transporte en la vida cotidiana de la época de la Independencia

Los medios de transporte:

Para poder llegar al Congreso de Tucumán los diputados tuvieron que recorrer largos caminos en galeras y sopandas y dependiendo desde dónde se desplazan el viaje podía durar más o menos. Por ejemplo, un viaje de Buenos Aires a Tucumán duraba entre 25 y 50 días y hasta 60 si se hacía en carreta. Veamos algunos de esos medios de transporte:

GaleraLa Galera: Fue el medio de transporte más rápido utilizado por los diputados para viajar a Tucumán. Hacía el camino de Buenos Aires a Tucumán en 25/30 días. Transportaba hasta 10 pasajeros, pero no llevaba mercaderías. Tenía cuatro ruedas y era tirada por cuatro caballos que manejaba el postillón, sentado en el pescante. Estaba acolchada por dentro y tenía numerosos bolsillos para guardar los objetos personales de los viajeros. Algunos estudiosos consideran que este tipo de carruaje era muy liviano por lo que era el más difícil de utilizar en caminos donde se podían embarrar fácilmente.


SopandaBelgrano

La Sopanda: Tenía suspensión lograda por medio de correas de cuero que, como elásticos, amortiguaban los saltos del camino.


carretaCarretas: Eran grandes carros de madera que transportaban mercaderías y pasajeros del interior a todas las ciudades, eran tiradas por una o más yuntas de bueyes y generalmente iban en caravana. Tardaban de 40 a 60 días en recorrer el trayecto entre Buenos Aires y Tucumán.


II. Otras curiosidades:

salón de la juraSalón de la Jura de la Casa de Tucumán: Se conserva en su estado original y es la única parte de la casa que se ha mantenido intacta desde el momento de las sesiones del Congreso de Tucumán. En el Salón encontramos los retratos de todos los diputados firmantes del Acta de la Declaración de la Independencia y el mobiliario original utilizado por las autoridades: mesa sobre la que se firmó el Acta, sillones del Presidente y de los Secretarios del Congreso y el Crucifijo que presidió las sesiones. Es importante destacar que las baldosas, puertas, ventanas y rejas son las auténticas del S. XVIII.


sello de lacreSello de lacre utilizado durante el tiempo que sesionó el Congreso de Tucumán y que aparece en los distintos documentos que se firmaron para esa época.

Fuentes: Las imágenes de los diferentes medios de transportes han sido extraídas de la Página Web Luján, Museo de Transportes / La fotografía del Salón de la Jura ha sido extraída del sitio Web Diario de Cultura / La foto del sello de lacre es de Taringa.net